Cómo está cambiado la vida de los mayores el primer sistema público de pensiones de África del Este –en imágenes

18/05/2017

En abril 2016, Zanzíbar fue el primer lugar de África del Este en ofrecer a las personas mayores una pensión pública. Desde entonces, cada persona de 70 años o más recibe 20,000 chelines tanzanos (9€) al mes. Es una cantidad modesta de dinero, pero en una isla donde muy pocas personas hacen contribuciones formales para tener una pensión de jubilación, este dinero tiene un gran poder ya que ha llegado a transformar la vida de las personas mayores beneficiarias de la pensión pública.

Viajar a Zanzíbar y ver cómo una cantidad tan pequeña de dinero ha cambiado la vida de las personas mayores, su actitud y su modo de ver la vida nos demuestra que debemos seguir abogando por implementar un sistema público de pensiones en todos los países en vías de desarrollo. Kombo Mohamed, Ernestina Felix, Cassim Juma Vuai o Mambo Huwiss Mambo son solamente algunos de los mayores de Zanzíbar que han compartido con nosotros sus vivencias y experiencias después de empezar a recibir la pensión mensual.

 

1. Kombo Mohamed, 72 años, ha sido la primera persona en Stone Town, en el casco histórico de la ciudad de Zanzíbar, que ha recibido una pensión del estado de 20,000 chelines tanzanos (9€) al mes. “Toda mi familia se beneficia de mi pensión”, explica. “Puedo pagar los estudios de mi hija y el transporte a la escuela y hemos mejorado nuestra alimentación al poder comprar más frutas y verduras”.

Persona mayor en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

2. Personas mayores en Welezo, un distrito de Stone Town, se reúnen por la mañana para recoger la pensión.

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

3. Pensionistas esperando en la cola para recibir su pago mensual en una escuela local.

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

4. Ernestina Felix tiene 88 años, es viuda y vive con su hija menor y sus tres nietos, y ha sido la primera mujer en recibir la pensión.

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

5. La familia de Ernestina la cuida muy bien ya que ha trabajado toda su vida -ha sido empleada doméstica hasta que ha cumplido 81 años- y no quiere ser una carga para su familia. Con la pensión, ha abierto un pequeño negocio de venta de zumos y vende una botella por 1,500 chelines.

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

6. Cassim Juma Vuai, 71 años, ayuda a un cliente en su tienda del pueblo de Uroa, Zanzíbar. Cassim ha trabajado como limpiador hasta cumplir los 60 años y luchaba para sobrevivir con una pensión de 40,000 chelines al mes. Cuando se introdujo el sistema social de pensiones, sus ingresos incrementaron con un 50%, lo que le permitió que abriera una tienda alimentaria donde vende productos básicos como harina o aceite.

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

7. Cassim, regalando mangos a los niños en su tienda, relata: "He decidido abrir una tienda porque no requiere mucha energía ya que estoy sentado todo el día esperando a que vengan los clientes".

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

8. Fatima Mohamed, 70 años, recoge su pensión en una escuela local de Stone Town.

Pensiones públicas en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

9. Fatima fue abandonada por su esposo y relata: "Antes de tener la pensión, mi vida era muy difícil porque no tenía ningún recurso para mantenerme".

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

10. Fatima alimenta a un pollo. Ahora tiene un pequeño negocio vendiendo tomates, cacahuetes y otros pequeños productos. Cada mes, gasta la mitad de su pensión en comida para la casa y la otra mitad la invierte en su negocio.

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

11. Mambo Huwiss Mambo, 75 años, pescador del pueblo Chwaka, explica: "En un mes menos productivo, el dinero de la pensión es muy importante porque puedo comprar comida".

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

12. El pago mensual le ha permitido a Asherjuma Ama comprar estos libros para la escuela de su nieto. Relata que jabón será la primera cosa que comprará cuando reciba la siguiente pensión.

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

13. Para Kombo, la pensión significa que tiene más dinero para poder comprar mangos como los que tiene en el bol. Como profesor de química jubilado, recibe también una pensión del Ministerio de Educación. La pensión estatal es muy útil en los meses cuando va muy justo de dinero. "Es una gran ayuda para los otros mayores que tienen su propio negocio o construyen sus casas poco a poco", cuenta Kombo.

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

 

14. Los beneficios de los que disfruta este pensionista en Zanzíbar pueden ser los mismos en toda Tanzania. El socio de HelpAge Tanzania, Age International, sigue trabajando con el gobierno nacional para desarrollar un sistema estatal de pensiones para todo el país.

Personas mayores en Zanzíbar (c) Kate Holt/Age International

Certificado fiscal 2016

Certificado fiscal

Quiero recibir el certificado fiscal con mis aportaciones de 2016.


Solicítalo aquí

Emergencia: África del Este

Emergencia humanitaria en África del Este

Ayudanos a responder rápidamente a esta crisis humanitaria.

¡Dona ahora!

Blogging&Cooking cocina contra la pobreza

Blogging&Cooking

Súmate tú también en la lucha contra la pobreza

X
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede configurar su navegador para impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque dicha acción podra ocasionar dificultades de navegación en la página web.
CÓMO CONFIGURAR
ACEPTAR

Tags for this page